Apimondia

¿POR QUÉ POSTULAR APIMONDIA 2023?

Son un sinfín las características que convierten a Chile en un excelente candidato para postular a desarrollar el Congreso Mundial de Apicultura, Apimondia 2023.

La variedad de mieles que se produce en Chile, implica un viaje constante por sus bosques nativos, diversidad de climas, multiplicidad de vegetación. Dependiendo de la zona geográfica, el clima varía considerablemente, incluyendo el desierto por el norte, las regiones esteparias, mediterráneas, el extenso borde costero, los climas lluviosos del sur, tanto en las zonas templadas como marítimas.

cordillera, araucarias

Cordillera de Nahuelbuta

Chile posee comunidades vegetales de clima mediterráneo y bosques de clima templado húmedo, en sectores con vegetación nativa de distinta biodiversidad, y en zonas ubicadas entre cordillera y mar. Muchas de las mieles que provienen de estos lugares, presentan características atribuibles a su origen biogeográfico, que pueden ser certificables como recurso de nuestro Chile. Se cumplen además, las condiciones ideales para producir miel orgánica de gran pureza y sabor excepcional.

En un área ubicada entre la Cordillera de Nahuelbuta, de la Costa y de Los Andes, al sur del país, brota la pureza del color blanco-marfil de la flor del Ulmo. De esta especie procede la conocida miel de ulmo, cuyas propiedades antioxidantes y antibacteriales son ampliamente reconocidas.

desierto

Desierto de Atacama

También se distingue a nivel local e internacional la miel de la Patagonia Chilena, la Miel del Desierto de Atacama y la Miel de Los Andes. Esa gama de mieles, es el resultado de la rica y diversa variedad floral del país, entre las cuales se cuentan el quillay, azahar, avellanos y tiaca. Cada una con características de color, sabor y aroma exclusivos.

El modelo de producción apícola en Chile involucra una gran cantidad de productores locales, los que de manera individual aportan a la cadena que conforma la industria de la miel. Esta mezcla permite que los recursos financieros se repartan de manera equitativa en las zonas de extracción local, generando un impacto económico y social positivo, que repercute en su crecimiento y desarrollo de la Agricultura Familiar Campesina e Indígena.

Chile, es un país que sigue con especial interés el desarrollo y crecimiento de su industria alimentaria en el mundo. Por eso ha puesto énfasis en la inocuidad de sus productos y ha implementado los sistemas de trazabilidad requeridos por los mercados internacionales, a fin de asegurar en cada uno de sus procesos la calidad y conservación de sus rasgos característicos y sabores naturales. 

En este sentido, hay una inversión importante en investigación, desarrollo de nuevas tecnologías, gestión de calidad, capacitación y análisis de laboratorios, acciones que, por ejemplo, permiten determinar el origen botánico de las mieles. Este esfuerzo conjunto, tanto a nivel del estado como de la empresa privada, busca satisfacer la exigente demanda de los distintos mercados internacionales.

Pero no solo miel se produce en Chile ya que la profesionalización del sector apícola nacional ha llevado a que en las últimas décadas este rubro haya logrado involucrar y enlazar a un alto número de productores locales logrando aportar al crecimiento de la cadena de producción nacional.

Esto ha sido posible gracias al esfuerzo conjunto, desarrollado entre Instituciones del Estado, la empresa privada, las universidades y sus productores locales todo ello para ir en la búsqueda de satisfacer la exigente demanda de los distintos mercados nacionales e internacionales.